lunes, 4 de enero de 2016

H

Tu cuerpo
                  nace y se deshace
                                               en la cola de un animal prehistórico


H. es un poste de luz en lo profundo de mi garganta.

H. es un personaje de Carver que acaba de perder sus sueños, pero que sin embargo, se ríe de mí tapándose la boca.
H. es la fotografía de una estrella a punto de colapsar.
H. es el balbuceo de una tragedia griega en los ojos de mis alumnos.
H. es una explosión de nervios en los abismos de mi mente.
H. es una pintura donde ojos miopes son la existencia de todo.
H. es la linea esquizofrénica por donde camino sin temor a caer.
H. es un poema escrito con tizas multicolores en las lunas de un manicomio.
H, es el último recuerdo del día.
H. es el pan que compro por la mañana y que se endurece por la noche.
H. es un libro de Anne Sexton que se lee en un bus plagado de estúpidos.
H. es un pájaro que mira a una mujer tomando 50 barbitúricos para desaparecer de este mundo.
H. es una ventana abierta en mi pecho por donde salen y entran personas sin rostros.
H. es una muñeca de plástico cruel que balbucea palabras de amor cuando se le aprieta la pierna izquierda.