domingo, 4 de diciembre de 2016

Soñé que tenía catorce años, y que cada tarde, al salir del colegio, me esperaba en la esquina una adolescente con un vestido negro que le cubría el cuerpo entero. A veces se perdía entre las personas que caminaban a su costado, pero yo siempre la reconocía por sus grandes lentes de miope. Me acercaba y le tocaba su hombro, pero ella con un gesto esquivo repetía: Yo te cuidaré, pero ayúdame a matar al tiempo.



No hay comentarios: